header
Climate

Las estufas de gas son peores para nuestra salud de lo que se pensaba » Yale Climate Connections

[ad_1]

En los últimos años, los científicos han descubierto que las estufas de gas son una fuente importante de contaminación del aire dentro de los hogares, responsables de casi el 13% de todos los casos de asma infantil en los Estados Unidos. Pero un estudio de la Escuela Doerr de Sostenibilidad de Stanford y PSE Healthy Energy, un instituto de investigación sin fines de lucro, advierte que estos electrodomésticos son incluso peores para nuestra salud de lo que se creía anteriormente.

“Este estudio presenta datos que son profundamente preocupantes para cualquier persona preocupada por la salud de sus familias en sus hogares”, dijo Gaurab Basu, médico de atención primaria y director de educación y políticas del Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Global de La Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, escribió en un correo electrónico. Basu no participó en el estudio.

La investigación, que se publicó el 15 de junio en la revista Environmental Science & Technology, revisada por pares, fue la primera en centrarse en la relación entre las estufas de gas y el benceno, un carcinógeno.

“Sabemos desde hace mucho tiempo que las estufas de gas emiten algunos contaminantes nocivos, incluidos dióxido de nitrógeno y monóxido de carbono”, dijo el investigador principal Yannai Kashtan, Ph.D. estudiante en Stanford. “Este estudio muestra que, además de los contaminantes conocidos, las estufas de gas también pueden emitir cantidades de benceno que pueden provocar concentraciones en interiores que superan los parámetros de salud”.

Kashtan y su equipo analizaron el aire de 87 hogares en California y Colorado y encontraron niveles peligrosos de contaminación por benceno en interiores mientras se usaban estufas de gas. En algunos casos, los niveles eran más altos que los causados ​​por el humo del cigarrillo, que la Organización Mundial de la Salud ha llamado la principal fuente de contaminación por benceno en interiores.

Los investigadores también descubrieron que las emisiones de benceno al cocinar a menudo se propagan por los hogares, lo que a veces provoca períodos de horas de niveles elevados en los dormitorios.

Las pruebas mostraron que encender campanas extractoras con ventilación hacia el exterior hizo poca diferencia en los niveles de contaminación interior.

Impactos del benceno en la salud

Jan Kirsch, oncólogo y hematólogo jubilado que ejerció en el Centro de Cáncer de California y no participó en la investigación, dijo que el hecho de que concentraciones tan altas de benceno permanecieran en el aire interior como resultado de la quema de gas fue una sorpresa. “Creo que el estudio es sorprendente”, dijo Kirsch. “Estoy seguro de que salvará vidas”.

El benceno, que es un líquido transparente o amarillo a temperatura ambiente, se produce tanto de forma natural como resultado de actividades humanas. Está presente en el petróleo crudo y en las emisiones de volcanes e incendios forestales, y se utiliza ampliamente en la industria. La exposición prolongada puede provocar leucemia y otros cánceres relacionados con la sangre, mientras que niveles elevados de exposición breve pueden afectar el sistema nervioso. La Organización Mundial de la Salud ha calificado la exposición al benceno como insegura en cualquier nivel; Kirsch dijo que es la sustancia química es la causa de leucemia más potente que ella conoce.

Los impactos en la salud generalmente ocurren cuando se inhalan partículas de benceno. El humo del cigarrillo, la gasolina y los procesos industriales son fuentes comunes de contaminación por benceno en el aire, y el humo del tabaco representa aproximadamente la mitad de toda la exposición en los Estados Unidos, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Kirsch señaló que el benceno puede ser más cancerígeno en niveles de exposición más bajos que en niveles más altos, como los que se encuentran en las industrias químicas o del petróleo. Un creciente conjunto de evidencia muestra que se produce un cambio más potente en la expresión genética después de la absorción de cantidades más bajas de la sustancia química. “En dosis más altas, es más riesgoso, pero por cada unidad de dosis, es más tóxico en dosis más bajas”, dijo.

A medida que ha aumentado el conocimiento médico sobre los efectos del benceno en el cuerpo, las ideas sobre quién está en mayor riesgo han cambiado, dijo. Históricamente, se pensaba que la sustancia química tenía el impacto más significativo en los trabajadores industriales. Pero en las últimas décadas, esto ha cambiado a medida que los investigadores han reconocido que los niños y otras personas que pasan gran parte de su tiempo respirando aire contaminado dentro del hogar también pueden enfrentar peligros importantes.

Cocinar con gas y obtener más de lo que esperaba

Otro estudio publicado en 2022 por PSE Healthy Energy vinculó las estufas de gas con la contaminación por benceno dentro de los hogares, pero se centró en el gas que se escapa de los electrodomésticos mientras no están en uso. Este trabajo destacó el hecho de que, si bien el gas natural se compone principalmente de metano, contiene trazas de benceno y otras sustancias químicas que pueden filtrarse en los hogares a través de líneas de gas y electrodomésticos.

Por el contrario, Kashtan dijo que su equipo, que incluía a varias personas que contribuyeron al estudio de las fugas de gas, decidió centrar su investigación en el benceno producido en la cocina mientras se quema combustible para cocinar.

El metano consta de un átomo de carbono y cuatro átomos de hidrógeno. Cuando se quema en el aire en un entorno perfectamente calibrado, como un laboratorio, el carbono se convierte en dióxido de carbono y el hidrógeno en agua. Pero con las estufas de cocina de jardín, las condiciones bajo las cuales se produce esta combustión pueden variar considerablemente, lo que da como resultado diferentes subproductos. “Si algo sucede en la llama (la temperatura no es ideal, la relación combustible-aire no es perfecta, etc.), se puede obtener toda esta panoplia de productos que se encuentran básicamente entre el metano y el dióxido de carbono. ” Dijo Kashtán. “Entonces, entre ellos se incluyen el monóxido de carbono y el benceno”.

Dado que ya se sabe que las estufas de gas generan monóxido de carbono durante el proceso de cocinar, los investigadores razonaron que también podrían estar creando benceno. Las recientes mejoras en la tecnología para el análisis de sustancias químicas en el aire les permitieron confirmar esta hipótesis.

El estudio también demostró que cocinar con gas produce mucha más contaminación por benceno que las fugas de gas por sí solas. “Cuando usas la estufa, si tienes una estufa mediana, obtienes cientos de veces más emisiones de benceno que cuando la estufa está apagada”, dijo Kashtan.

Kashtan también señaló que otra sustancia química perjudicial para la salud asociada con las estufas de gas, el dióxido de nitrógeno, se genera cuando se quema metano incluso en circunstancias perfectas para la combustión.

Política en la cocina

El estudio alimentó acalorados debates sobre cómo regular las estufas de gas en los Estados Unidos. En los últimos años, muchas ciudades han prohibido estos y otros electrodomésticos en edificios nuevos, citando su impacto climático (el metano es un potente gas que calienta el planeta), así como sus riesgos para la salud. A principios de este año, el estado de Nueva York se convirtió en el primer estado en prohibir las estufas de gas en la mayoría de los edificios nuevos.

Pero el tema se ha politizado mucho: los demócratas generalmente están a favor de medidas políticas para reducir el uso de estufas de gas y los republicanos en general se oponen. “¡No pises Florida y no te metas con estufas de gas!” tuiteó el gobernador de Florida y candidato presidencial republicano, Ron DeSantis, a principios de este año. Estados liderados por republicanos como Ohio y Texas han aprobado leyes que prohíben a las ciudades dentro de sus fronteras prohibir estufas de gas. 

La incertidumbre sobre el futuro de la política de estufas de gas aumentó en abril de 2023 cuando un tribunal federal de apelaciones anuló la prohibición de Berkeley, California, de conexiones de gas en edificios nuevos, que fue la primera de su tipo aprobada en 2019 .

La administración Biden ha mostrado un fuerte apoyo a la electrificación de las cocinas , sobre todo a través de la Ley de Reducción de la Inflación, que se convirtió en ley en agosto de 2022. Esta legislación ofrece generosos reembolsos por la compra de estufas eléctricas para hogares que cumplan ciertos requisitos de ingresos. Pero dado que los estados individuales son responsables de implementar el programa de reembolso, los detalles del cronograma y la financiación podrían variar significativamente en diferentes partes del país.

Dejando a un lado este trasfondo político, Jan Kirsch afirmó que el estudio apunta a una solución clara para las personas que quieren evitar el riesgo de cáncer por las estufas de gas en sus propios hogares. “Lo mejor que se puede hacer es la transición a algo totalmente eléctrico”, dijo.

Pero Gaurab Basu señaló que no todos los hogares tienen la posibilidad de comprar e instalar una estufa eléctrica por sí mismos. En particular, los inquilinos y las personas de bajos ingresos tal vez no tengan otra opción que seguir viviendo con una alta exposición al benceno en ausencia de políticas que ayuden con la electrificación de las estufas.

“Esta es una cuestión de equidad en salud”, escribió en un correo electrónico.

Este artículo fue traducido por Climate Cardinals.



[ad_2]

Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button