header
Climate

El número de muertes causados por los incendios forestales en Chile sube a más de 130 » Yale Climate Connections


[Leer en inglés]

El número de muertos por los horrorosos incendios del 2 y 3 de febrero cerca de la ciudad costera de Viña del Mar, Chile, ha aumentado a 123, con más de 300 personas desaparecidas. Se dañaron o destruyeron más de 14,000 edificaciones, con daños que ascienden a miles de millones en dólares. Según estadísticas de EM-DAT, la base de datos internacional de desastres, estos incendios son los más mortíferos registrados en la historia del Hemisferio Sur y los quintos más mortíferos a nivel mundial desde 1900.

Los incendios fueron causados por temperaturas cercanas a récords históricos que han afectado al centro de Chile en las últimas semanas, con temperaturas de hasta 42.9 grados Celsius (109 °F). La falta de lluvias ha creado condiciones de sequía extrema y peligrosas para los incendios. Estas condiciones vienen después de la megasequía en el Centro de Chile que comenzó en 2010, la sequía más prolongada de la región en al menos 1,000 años. Esta sequía ha reducido la precipitación entre 25% hasta 45% por debajo del promedio, disminuyendo los embalses y generando tensiones y disturbios sociales por la disponibilidad de agua.

Los incendios arrasaron el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar, un famoso jardín botánico de 117 años que sirvió como refugio para más de 1,300 especies de plantas, algunas de las cuales estaban en peligro de extinción o ya extintas en la naturaleza. Solo el 2% de la reserva de 1.5 millas cuadradas escapó de las llamas, y un miembro del personal y tres familiares que vivían en el jardín perdieron la vida. Milagrosamente, algunas de las plantas supervivientes incluyeron árboles de Ginkgo biloba del “Jardín de la Paz” del parque, que está compuesto por plantas que sobrevivieron a la bomba atómica en Hiroshima, Japón.

El cambio climático está impulsando condiciones extremas de incendios en Chile

Justo el año pasado, una grave sequía con precipitaciones más del 50% por debajo del promedio afectó al centro de Chile. La sequía fue causada en parte por el febrero más cálido registrado (hasta 2 grados Celsius por encima del promedio). Las condiciones excepcionalmente severas de clima para incendios que resultaron llevaron a una serie de incendios intensos que causaron más de $880 millones en daños (el 0.3% del PIB) y mataron a 26 personas, convirtiéndolos en los incendios forestales más mortíferos registrados en Chile. Según un estudio de 2024, seis de las siete temporadas de incendios más destructivas en Chile han ocurrido desde 2014. Los autores del estudio afirmaron que “la coincidencia del fenómeno El Niño y las sequías y olas de calor impulsadas por el cambio climático aumentan el riesgo local de incendios y han contribuido de manera decisiva a la intensa actividad incendiaria vista recientemente en el centro de Chile”.

Aumento de las “sequías calientes” en todo el mundo

Muchas partes del mundo están experimentando un cambio hacia “sequías calientes“: sequías asociadas con una precipitación inferior al promedio combinada con temperaturas significativamente superiores al promedio, una combinación que aumenta considerablemente el riesgo de impactos en los ecosistemas e incendios destructivos. Este es el tipo de sequía que afectó a Chile durante sus incendios catastróficos tanto en 2023 como en 2024 y que cada vez afecta más a California. Un estudio recién publicado en el Journal of Arid Environments concluyó: “Nuestros hallazgos respaldan la idea de que el calentamiento antropogénico resulta en una climatología de sequías cambiante para las regiones áridas y semiáridas del sur de California y que las sequías calientes probablemente se conviertan en el tipo dominante de sequía”.

Aumento preocupante de los incendios forestales mortales a nivel mundial

Cinco de los diez incendios forestales más mortíferos a nivel mundial desde 1900 han ocurrido desde 2018, según estadísticas de EM-DAT (Figura 1). Esta preocupante tendencia se debe no solo al cambio climático, sino también a un aumento en el número de personas que se mudan a áreas vulnerables a incendios: la interfaz entre áreas salvajes y urbanizadas. Además, prácticas deficientes de gestión del suelo han contribuido a una actividad incendiaria extrema; por ejemplo, en Chile y Portugal, incendios catastróficos recientes arrasaron plantaciones forestales densamente pobladas con árboles vulnerables a incendios. En algunas regiones, las plantas invasoras propensas al fuego han sido un problema, como en el incendio forestal que consumió Lahaina, Hawái, en 2023, matando a 100 personas. Finalmente, las fuentes de ignición causadas por humanos han aumentado a medida que más personas e infraestructuras se adentran en áreas boscosas.

Figura 1. Los incendios forestales más mortíferos desde 1900 según EM-DAT. Cinco de 10 de los incendios forestales han ocurrido desde 2018 (resaltado en amarillo). Nota de la editora: la cifra de muertes ha aumentado a mas de 130 desde la publicación de esta gráfica.

La cifra de muertos indirectos por incendios forestales es mucho más alta

Las estadísticas sobre el impacto de los incendios forestales solo cuentan las muertes directas, y no se incluyen las muertes prematuras por inhalación de humo de fuego. Para el período de 1997 a 2006, se estimó un promedio anual de 339,000 muertes prematuras en todo el mundo debido a la inhalación de humo de incendios forestales. Un estudio de 2016 encontró que la cifra de muertos por la contaminación del aire asociada con los incendios forestales en Indonesia en 2015 fue de más de 100,000. En Estados Unidos, “las partículas de humo de incendios forestales podrían causar entre 4,000 y 9,000 muertes prematuras y costar entre $36 mil millones y $82 mil millones al año”, según un estudio de 2023.

Este artículo fue traducido por Perla Marvell.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button