header
Climate

El calor extremo perjudica más a las comunidades de color. Una financiación federal sin precedentes para la justicia climática podría ayudar

[ad_1]

Fue un verano cruel en 2023, pero no de la manera récord que pretendía Taylor Swift cuando escribió la canción y lanzó una exitosa gira. Batió récords de calor en todo el mundo, y los expertos en clima predicen que 2023 está en camino de ser el año más caluroso en 174 años de récords de temperatura.

El calor extremo es la principal causa de muerte relacionada con el clima en los EE. UU. La raza y la ubicación también son importantes para determinar cuánto se están calentando las cosas. En Code Switch de National Public Radio, la periodista Shereen Marisol Meraji señaló: “La madre naturaleza puede no discriminar, pero la gente sí”, describiendo sucintamente el impacto desproporcionado del calor extremo y urbano en las comunidades de color como resultado de las políticas de vivienda racistas impuestas por el gobierno federal.

La buena noticia es que con las nuevas leyes centradas en iniciativas e infraestructura climáticas, hay miles de millones de dólares de fondos federales disponibles para proyectos de resiliencia climática. Para determinar qué comunidades enfrentan los niveles más altos de riesgos y problemas de salud relacionados con el medio ambiente y el cambio climático y, por lo tanto, calificar para este financiamiento histórico, el gobierno federal desarrolló una herramienta de detección de justicia económica y climática en un mapa interactivo .

La herramienta incluye numerosos puntos de datos, como ingresos, tasas de asma y riesgo de incendios forestales. El objetivo es que las agencias tengan en cuenta todos los indicadores de la herramienta para determinar las comunidades más desfavorecidas para poder priorizar financiación. Cualquier persona se puede utilizar la herramienta para buscar una dirección o código postal y ver cómo los indicadores varían ampliamente dentro y entre ciudades y estados.

¿Las malas noticias? Hay una omisión flagrante en la herramienta. La raza no se incluye como uno de los indicadores de la herramienta, un intento de evitar posibles desafíos legales en la conservadora Corte Suprema estadounidense, que puso fin a los programas de admisión en las universidades que tienen en cuenta la raza en junio de 2023.

Como se describe en el sitio web , datos demográficos como raza/etnia “se incluyen únicamente como información y no se consideran parte de la metodología de la herramienta “. Al omitir la raza, el gobierno federal está ignorando el indicador más destacado para determinar qué comunidades experimentan las mayores injusticias ambientales y relacionadas con el clima . Es más, el gobierno federal utilizó explícitamente la raza para segregar comunidades en todo el país, colocando a las personas de color en áreas ambientalmente inseguras en primer lugar.

¿Qué tiene esto que ver con la resiliencia climática actual? En todo el país, las comunidades de color se concentran en las áreas urbanas e industriales más calurosas , mientras que las comunidades blancas disfrutan de vecindarios más frescos y arbolados.

¿Por qué?

Como lo describe Richard Rothstein en su libro “ El color de la ley ”, en la década de 1930, a través de políticas discriminatorias como el sistema de calificación de vecindarios de la Home Owners’ Loan Corporation (HOLC), el gobierno federal utilizó explícitamente la raza para segregar a la nación. Los vecindarios blancos fueron considerados “mejores” y a los residentes se les concedió acceso a abundantes copas de árboles y espacios verdes, lo que resultó en los efectos de enfriamiento actuales.

Por el contrario, las comunidades de color fueron delineadas en rojo (redlining en inglés) y clasificadas como “peligrosas”. Personas no-blancas eran prohibidas de ser propietarias de viviendas en áreas prósperas y llegaron a ser secuestradas en áreas industriales ambientalmente inseguras, abundantes en contaminación y materiales absorbentes de calor: condiciones sofocantes a medida que aumentan las temperaturas.

El efecto isla de calor urbano es un fenómeno en el que las temperaturas en las zonas urbanas, llenas de materiales que absorben el calor como el hormigón, son significativamente más altas que en las zonas suburbanas o rurales con abundantes espacios verdes y árboles. ¿Cuánto más calor?Durante el día, las diferencias de temperatura entre las zonas urbanas y suburbanas pueden alcanzar más de 10 grados Fahrenheit. Por la noche, las diferencias pueden dispararse hasta más de 20 grados Fahrenheit a medida que los materiales que absorben el calor continúan liberando calor. Las áreas anteriormente marcadas en rojo se asignan directamente a las islas de calor urbanas actuales al nivel de cada uno de los cuatro grados HOLC, desde mejor (más frío) hasta peligroso (más caliente).

Otra omisión flagrante entre los indicadores de cambio climático de la herramienta es la vulnerabilidad al calor. Las consecuencias para la salud y el bienestar de las comunidades de color son graves. El calor causa innumerables problemas de salud, tanto directamente (como la insolación) como indirectamente a través de la exacerbación de condiciones de salud como enfermedades cardíacas y problemas de salud mental . Otro problema es el acceso desigual al aire acondicionado en el hogar y en las escuelas, lo que socava el aprendizaje de los estudiantes de color .

Crear una herramienta de detección que capture todos los indicadores posibles es una tarea desafiante. Es importante que la herramienta tenga en cuenta los ingresos porque las áreas de bajos ingresos tienden a experimentar altos grados de injusticia ambiental y climática, y la raza a menudo influye en los ingresos debido a las desigualdades sociales. Sin embargo, los estudios muestran que las personas de color tienen más probabilidades de sufrir injusticia ambiental y climática independientemente de sus ingresos. Al excluir la raza como indicador en la herramienta, por supuesto temor a desafíos legales, el gobierno federal está tomando una decisión inmoral al ignorar el único factor que utilizó explícitamente en el pasado para ubicar a comunidades de color en áreas ambientalmente peligrosas que ahora son sitios de injusticia climática.

Existen soluciones conocidas para mitigar el efecto isla de calor urbano , como plantar árboles, reverdecer los patios de las escuelas y blanquear el pavimento, y grupos de base están tomando medidas en todo el país. Las comunidades necesitan fondos para implementar planes de resiliencia climática antes de que sea demasiado tarde, a medida que las temperaturas siguen aumentando.

Para hacerlo, el gobierno federal debe tener en cuenta explícitamente la raza y la vulnerabilidad al calor para poder priorizar la financiación para estas comunidades. Apoyar la resiliencia climática y la dignidad de las comunidades de color es lo único ético que se puede hacer y la única esperanza para crear las condiciones que permitan a estas comunidades sobrevivir y prosperar.

Tammie Visintainer es profesora asistente de ciencias y formación docente en la Universidad Estatal de San José que explora las intersecciones de raza, lugar y justicia climática y es becaria de Public Voices del OpEd Project .

Este artículo fue traducido por Climate Cardinals.



[ad_2]

Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button